20 marzo 2019

ENERGÍA RENOVABLE PROCEDENTE DE LA COGENERACIÓN DE CALOR Y ENERGÍA PARA SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS DERIVADOS DE LOS RESIDUOS ALIMENTARIOS

Los alimentos son la vida. No obstante, los residuos alimentarios suponen también un problema económico, ético y medioambiental. Un problema enorme al que no se le presta toda la atención que se merece. ¿Sabe cuál es porcentaje de alimentos que se desperdician cada año? El 30 % de todos los alimentos producidos para consumo humano; lo que supone, aproximadamente, 1300 millones de toneladas al año. Esto representa un problema económico, ya que los alimentos desperdiciados tienen un valor de 680 mil millones de dólares en las naciones industrializadas y de 310 mil millones de dólares en los países en desarrollo (fuente: FAO).  

Se trata de un problema ético, ya que más de 1000 millones de personas pasan hambre. Una de cada seis personas que viven en la Tierra no tiene suficientes alimentos para mantener una vida saludable (fuente: The World Facts). Cada año, los consumidores de los países ricos desperdician casi tantos alimentos (222 millones de toneladas) como la producción neta total de alimentos del África subsahariana (230 millones de toneladas).  

Y, finalmente, los residuos alimentarios también son un problema medioambiental, ya que suponen un enorme desperdicio de agua y tierras. Los residuos alimentarios enviados a los vertederos desprenden metano, que es unas 20 veces más dañino para el medio ambiente que el CO2. Además, con los residuos alimentarios se genera de forma innecesaria el 8 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo, lo que contribuye al calentamiento global y al cambio climático (fuente: Comisión Europea).  

Naturalmente, el problema de los residuos alimentarios se debe resolver desde la base. Siempre se debe dar preferencia a reducir, reutilizar y reciclar (la estrategia de las 3 R) en un sistema habitual de gestión de residuos. Pero la realidad es que se mantiene una asimetría entre los lugares donde más residuos alimentarios se producen y los lugares donde la gente pasa hambre.  

Así, si observamos atentamente las cifras, algunos de los problemas relacionados con los residuos alimentarios se podrían resolver parcialmente gracias a la energía, y más concretamente, con la cogeneración de calor y electricidad. De todos los alimentos, las frutas y hortalizas, junto con las raíces y los tubérculos, son los que presentan unas tasas de desperdicio más elevadas. El porcentaje anual global de residuos alimentarios son, aproximadamente, del 30 % para los cereales, del 45 % para los tubérculos, frutas y hortalizas, del 20 % para las semillas oleaginosas, carnes y productos lácteos, y del 35 % para el pescado (fuente: FAO). Esta es una base perfecta para producir biogás.  

Recientemente, AB entregó una planta de cogeneración de 850 kWe a Hitachi Zosen Inova (HZI), una empresa líder mundial en soluciones de generación de energía y gestión de residuos. Esta planta acaba de ser instalada en el condado de San Luis Obispo, en California, donde se ha establecido uno de los objetivos de neutralidad en materia de emisiones de carbono más ambiciosos de los Estados Unidos. La planta de HZI producirá, aproximadamente, 2 900 000 Nm3 de biogás y 22 000 toneladas cortas (EE. UU.) al año de compost y fertilizante líquido de alta calidad a partir de 33 000 toneladas de residuos vegetales y otros residuos orgánicos. A estas cifras se añadirán unas 8000 toneladas de residuos alimentarios. Todo el biogás se convertirá en electricidad renovable, alcanzando así una producción eléctrica de 6 200 000 kWh/a, suficiente para cubrir las necesidades de consumo anuales de más de 600 hogares. En AB, nos enorgullecemos de contribuir a un proyecto que reduce el impacto medioambiental en un Estado tan sensible a estos temas como California, que crea puestos de trabajo en el ámbito local, que genera energía renovable y que proporciona una solución eficaz para mantener una economía circular en la que los residuos alimentarios no se desperdician en su totalidad.  

Read the article in English