VALOR AÑADIDO PARA LAS PRODUCCIONES EN INVERNADERO

Las instalaciones de cogeneración reúnen una eficacia notable en las aplicaciones de invernadero y constituyen, además, una fuente de energía eléctrica muy flexible. El calor, la luz y el anhídrido carbónico (CO2) favorecen el crecimiento de las plantas. La energía eléctrica puede ser empleada para la iluminación o bien inmersa en la red, el calor puede ser utilizado para la producción de agua caliente y el CO2 contenido en los gases de descarga del motor puede ser absorbido y utilizado para estimular el crecimiento de las plantas, permitiendo asi un aumento del rendimiento productivo de hasta el 30% respecto a un cultivo tradicional en invernaderos sin concentración carbónica. Todo esto, permite prolongar el periodo de cultivo, incrementando, de este modo, la cantidad de productos cultivados.

«Autoproducir energía eléctrica, siempre más costosa, calentar los invernaderos y fertilizar los cultivos con el CO2: esta, en síntesis, es la potencialidad ofrecida por la cogeneración».