Energía del biogás: una vocación natural ecosostenible

La definición correcta de biogás es la de un combustible natural obtenido mediante la «digestión anaeróbica», es decir, un proceso de conversión bioquímica que se produce en sustancias biológicas en ausencia de oxígeno, a una temperatura adecuada y con una mezcla continua de las sustancias utilizadas.
En la práctica, la producción de biogás consiste en la demolición, por medio de microorganismos, de sustancias orgánicas complejas (lípidos, proteínas, glúcidos) contenidas en las plantas, los lodos y los subproductos de origen animal.
El biogás producido está constituido habitualmente por alrededor de un 50/70 % de metano y la parte restante por dióxido de carbono y otros componentes menores. El biogás producido por la digestión aeróbica se trata entonces adecuadamente para poder alimentar el motor endotérmico de la planta de cogeneración y producir, aguas abajo del proceso, energía eléctrica y térmica totalmente renovable.

Como el CONSORZIO ITALIANO BIOGAS recuerda con puntualidad y efectividad en una presentación específica: «El biogás agrícola es, por lo tanto, el resultado de un proceso espontáneo y natural, que es la base de una cadena de suministro que se ha establecido como una oportunidad para la producción de energía renovable de manera sostenible y con total integración territorial. De hecho, este proceso es capaz de ennoblecer los subproductos de la actividad zootécnica y agroindustrial con el papel de «recurso» y estimular la innovación agronómica dirigida al cultivo de productos de integración con fines energéticos. De hecho, esto ha permitido un fuerte desarrollo de la digestión anaeróbica en Italia vinculado con la capacidad de esta tecnología para integrarse en el tejido agrícola existente como cadena de «reciclaje» de alta eficiencia en el uso y el mantenimiento de la fertilidad del suelo agrícola. Hacer bien el biogás significa insertar el biogás en el ciclo productivo de la explotación agrícola o zootécnica sin que esto signifique reducir la capacidad de esta para producir alimentos y forraje como siempre ha hecho: de hecho, de esta integración debe nacer una mayor capacidad de las explotaciones agrícolas para producir sus propias especialidades alimentarias de manera más sostenible desde un punto de vista ambiental y económico. El biogás ofrece oportunidades únicas para reducir los impactos medioambientales de las actividades agrícolas y zootécnicas. El uso de efluentes zootécnicos en la digestión anaeróbica, por ejemplo, el uso del doble cultivo (por ejemplo, el cultivo invernal para el digestor) permite reducir la lixiviación del nitrógeno y de los nutrientes en los cuerpos hídricos superficiales y subterráneos. La posibilidad de mayores rotaciones con cultivos metanogénicos reduce la propagación de parásitos como la diabrótica en zonas con monocultivo de maíz. El uso del calor de los cogeneradores permite el secado del forraje sin el uso del gasóleo y del metano».

«La digestión anaeróbica y el biogás: un proceso totalmente natural para la producción de energía renovable».

¿Qué es el Biogàs?

EL BIOGÁS, UNA EXPLICACIÓN CIENTÍFICA

SI EL BIOGÁS HACE BIEN #BENEFICIA A TODOS